Rocio Jurado

Ha contado con la presencia de José Ortega Cano, su hija Gloria Camila, su nieta Rocío (hija de Rocío Carrasco) y sus hermanos Amador y Gloria Mohedano.

La familia casi al completo de Rocío Jurado, ‘La más grande’, acudió ayer al cementerio de Chipiona (Cádiz) para participar en la ofrenda floral que decenas de vecinos y admiradores de la artista han realizado para conmemorar el décimo aniversario de la muerte de la que sigue siendo ‘La más grande’.

“Por mucho tiempo que pase seguirá viva”, decía a los periodistas su viudo, el exmatador de toros José Ortega Cano, mientras contaba que le parecía “mentira” que hayan pasado ya diez años desde que Rocío Jurado falleciera en su casa de Madrid el 1 de junio de 2006.

Un día después fue enterrada en el cementerio de su Chipiona natal, en cuyo centro un gran mausoleo recuerda su figura, su genio y su arte.

Rocio Jurado

Este mausoleo, que aún hoy recibe casi cada día la visita de decenas de turistas y admiradores, ha sido el centro del sencillo y emotivo acto de recuerdo con el que Chipiona, localidad natal de la artista, ha querido expresar, con centenares de flores, el cariño a su vecina más universal e inolvidable.

Ortega Cano; su hija Gloria Camila Ortega Mohedano; su nieta, Rocío Flores (hija de Rocío Carrasco) y sus hermanos Amador y Gloria Mohedano no han podido evitar emocionarse en este día.

“Es un día con muchos recuerdos, un día muy fuerte”, apuntaba Ortega Cano, que asegura que en la familia “la tenemos muy cerca”.

El extorero recordaba que Rocío Jurado en vida “sembró mucho” y por eso el cariño de sus vecinos y admiradores, diez años después de su muerte, es indeleble.

Ortega Cano no ha querido entrar a valorar la ausencia en este acto de Rocío Carrasco, como le pedían insistentemente algunos periodistas de la prensa del corazón.

“Hoy es el día de Rocío, algunos no habrán podido venir y otros no habrán querido”, indicaba mientras pedía a los periodistas que se fijaran en cómo estaba de “guapa” la escultura de Rocío Jurado en un mausoleo en el que parece “una santa” en “un altar lleno de flores”.

El extorero sí ha contado que su hijo, José Fernando Ortega Mohedano ha preferido venir a visitar el cementerio otro día.

“Sabe que hoy hay prensa, y a él no le gusta, le pone muy nervioso, prefiere venir otro día”, ha comentado.

Su hermana, Gloria Camila Ortega Mohedano, que no ha podido evitar las lágrimas, también ha contado a los periodistas que hoy es “un día triste” para la familia, aunque también una fecha para estar “muy orgullosos” de Rocío Jurado y del cariño que despierta, en palabras de Amador Mohedano.

Desde que falleciera hace diez años, los miembros de la asociación ‘Rocío la más grande’ organizan cada año esta ofrenda floral en el mausoleo de la artista.

Pero este año, en el décimo aniversario de su muerte, al acto se han sumado asociaciones discapacitados, amas de casa, deportistas, aficionados a la música y de todo tipo de organizaciones y vecinos particulares de Chipiona, además de los representantes del gobierno municipal.

“Chipiona para ella era la capital del mundo”, recordaba su viudo, que contaba como Rocío Jurado, que viajó por todo el mundo, encontraba aquí “el trocito de tierra suyo y donde se ponía muy contenta”.

Un trocito de tierra en el que Rocío Jurado es recordada “en cada esquina” y “cada día”, como ha señalado en el acto el alcalde, Antonio Peña, y en el que el próximo sábado se le recordará con un funeral que volverá a reunir a su familia, sus vecinos y sus admiradores.

Fuente: República-EFE

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.